Cultura contemporánea y ruralidad

En el límite noroeste de la Bardenas Reales, a escasos kilómetros del despoblado medieval que le prestó el nombre, en el año 1961 se fundó el nuevo pueblo de Rada. El Canal de las Bardenas convirtió aquellas ásperas tierras de ababoles en una vega de regadío que permitiría emprender un nuevo camino a todas las familias que llegaron desde distintas localidades de La Ribera y la Zona Media, así como desde otras comunidades autónomas. Sesenta y tres años más tarde, las generaciones más jóvenes siguen manteniendo muchas de las dinámicas comunitarias que surgieron de los primeros años de duro trabajo, pero también de apoyo mutuo entre las familias de colonos.

Rada

En el límite noroeste de la Bardenas Reales, a escasos kilómetros del despoblado medieval que le prestó el nombre, en el año 1961 se fundó el nuevo pueblo de Rada. El Canal de las Bardenas convirtió aquellas ásperas tierras de ababoles en una vega de regadío que permitiría emprender un nuevo camino a todas las familias que llegaron desde distintas localidades de La Ribera y la Zona Media, así como desde otras comunidades autónomas. Sesenta y tres años más tarde, las generaciones más jóvenes siguen manteniendo muchas de las dinámicas comunitarias que surgieron de los primeros años de duro trabajo, pero también de apoyo mutuo entre las familias de colonos.

 

MARÍA AZKARATE
(Vitoria-Gasteiz, 1977)

Arquitecta de formación. Como fotógrafa explora, desde una perspectiva crítica, la transformación del territorio y el hábitat humano. Especialmente interesada en el potencial simbólico del territorio y su expresión visual a través del medio fotográfico, sus trabajos reflexionan sobre la complejidad y profundidad del paisaje cotidiano y sus implicaciones políticas.

Reside y trabaja en Pamplona. Compagina la práctica autoral con la fotografía profesional de arquitectura y la docencia. Su obra ha sido objeto de diversas exposiciones en Euskadi y Navarra.